The Fighter (David O. Russell, 2010)

Ficha:

Título: The Fighter. País: USA. Año: 2010. Duración: 116m. Deporte: Boxeo. Director: David O. Russell.

The FighterThe fighter se ha convertido en una película acaparadora de cierto prestigio, no únicamente en lo que concierne a nivel de galardones (sus nominaciones a los Oscar) sino, incluso, en concitar una extraña convergencia entre crítica y público a la hora de valorar las virtudes del film.

Sin embargo, y aún siendo una propuesta que no carece de aciertos, ello no deja de resultar sorprendente habida cuenta de un factor que pesa como una losa sobre la práctica totalidad de la película: The fighter es una historia que ya hemos visto hasta la saciedad en un sinfín de producciones y, dicho sea de paso, expuesto con mayor acierto y talento.

Seis años separan esta producción de la anterior propuesta de Russell, su insólita y fallida Extrañas coincidencias (2004) la cual, a su vez, se hallaba escindida un lustro de la muy mediocre Tres reyes (1999). Russell, por consiguiente, parece ser un cineasta al que no le importa demasiado dilatar las distancias temporales entre películas hasta que encuentra un argumento que cuadre de lleno con sus exigencias.

Sin embargo, el problema de que ninguna de estas obras haya despuntado más allá de la simple curiosidad pasajera reside en que lo ingenioso de su planteamiento argumental (caso de Tres reyes Extrañas coincidencias) o las posibilidades críticas que éste podría suscitar (The fighter) se ven mermadas por una estructura formal que hace del exceso y la inconcreción estilística el mayor handicap para que el resultado final adquiera un peso determinante y exhiba un pleno aprovechamiento del material de base.

Más que en ninguna que otra película, esto queda evidenciado con gran claridad en The fighter. Aunque, como ya se ha mencionado, la historia no brilla por su originalidad, sí posee el interesante rasgo de convertirse en un marco idóneo para ser un reflejo de una parte oculta de la sociedad estadounidense (tanto en el submundo del boxeo, como en la exposición de las clases marginales, siempre al límite de la legalidad) o encaminarse hacia una historia humana que, bien tratada, podría haber dado un mayor juego (la relación entre los personajes interpretados por Mark Wahlberg y Christian Bale). Empero, nada de esto consigue, provocando que The fighter sea, más pronto que tarde, una pieza previsible en la que sus interpretaciones y su buen ritmo consiguen hacerla llevadera, aunque sin evitar que caiga en la ramplonería.

The Fighter

Cabe decir que el corazón de la película es la espléndida interpretación de Christian Bale. De hecho, los momentos en que su personaje queda en un segundo término o desaparece, la película va irremediablemente cuesta abajo. Y no porque el resto de los actores no hagan un trabajo notable. De hecho, salvo Melissa Leo (en verdad, excesiva e histriónica), tanto Mark Wahlberg como Amy Adams logran actuaciones de gran nivel.

Bale, sin embargo, se convierte en el rostro de la frustración y el fracaso, plenamente consciente de estas circunstancias aunque, de cara a los demás, muestre el rostro superficial de la efímera gloria pretérita. Esta podría haber sido la gran historia de The fighter (más allá de que esté basada en hechos reales; algo completamente circunstancial, en el fondo), un relato de perdedores como, en esencia, lo son todas las grandes películas que tienen como telón de fondo el boxeo (desde Cuerpo y almaEl ídolo de barro Nadie puede vencerme hasta Toro salvaje Million Dollar Baby) en el que poder explorar las situaciones al límite de unos personajes que divagan entre la proyección externa de los deseos por volver a revivir los instantes de éxito (Bale insistiendo en entrenar a Wahlberg), los forzados vínculos (casi autodestructivos) hacia una familia parasitaria (Wahlberg) o, sobre todo, la relación de amor y dependencia entre ambos hermanos en un ambiente tan hostil.