Evasión o Victoria (John Huston, 1981)

Ficha:

Título: Evasión o Victoria (Escape to Victory). País: USA. Año: 1981. Duración: 116m. Deporte: Fútbol. Director: John Huston. Intérpretes: Michael Caine, Pelé, Sylvester Stallone, Max von Sidow, Osvaldo Ardiles. Evasión o victoria, fútbol

Noche. Un individuo intenta escapar de un campo de concentración. Es descubierto. Alarmas, luces, disparos. El prisionero acaba muerto entre las alambradas.

Un inicio tan explícito podría hacernos pensar que nos vamos a enfrentar a una película seria de campos de concentración, pero nada más lejos de la realidad.

La siguiente escena, correspondiente a los créditos iniciales, ya nos advierte que algo va a acudir en nuestra ayuda y no precisamente la Cruz Roja, sobre cuyo emblema se superponen los nombres de los responsables de esta producción: un zoom del rojo emblema que luce en un vehículo hasta el cielo azul.

También un zoom desde una bandera abrirá la última parte de la película, la del más largo encuentro de fútbol incluido en un film —que este cronista recuerde—: en este caso el zoom comienza en el negro de la esvástica que preside la tribuna del terreno de juego donde se van a enfrentar los prisioneros aliados contra la selección alemana que se exhibe orgullosa por Europa, aunque, eso sí, en otro tipo de terrenos donde no prima precisamente la deportividad.

El cambio del rojo al negro podría tener una función simbólica, pero no estaba el mundo a comienzos de los ochenta para historias tenebristas: con Reagan en el poder las películas tenían que tener un final feliz, como en los viejos tiempos: sí al enfrentamiento, al deporte, pero sin desagradables resultados, los finales triunfales de la saga Rocky eran el ejemplo a seguir… el pesimismo de Toro salvaje ya era historia.

Y es que la deportividad es la apuesta del film dirigido por un John Huston necesitado de dinero para producir sus propias películas, de hecho la leyenda asegura que Bajo el volcán, El honor de los Prizzi y Dublineses se pudieron llevar a cabo gracias al generoso cheque que recibió por dirigir una película sobre fútbol, un deporte que ni conocía ni le interesaba lo más mínimo.

Evasión o VictoriaDeportividad que se manifiesta ya en el primer encuentro entre Max Von Sydow (el actor fetiche de Bergman reconvertido en antiguo jugador alemán y en ese momento ascendido a Mayor Karl von Steiner del ejército nazi) y un Michael Caine algo orondo para ser creíble como futbolista en activo, pese a que su colega lo reconoce como un enorme jugador de la selección inglesa: “Las naciones deberían resolver sus diferencias en un campo de fútbol”, afirma el nazi, algo que ya nos avanza cómo va a finalizar el film, aunque no sea ni mucho menos una historia creíble en la vida real.

Porque en realidad sí existió ese partido, para ser precisos fue un encuentro celebrado en agosto de 1942 entre el FC Start, el equipo de una ciudad de Kiev sitiada, formado por antiguos jugadores del Dynamo, frente al equipo oficial de la Luftwaffe. El llamado Partido de la Muerte finalizó con la victoria de los ucranianos, algo que el ejército invasor no perdonó y tomó medidas que varían según quién narre la leyenda: desde el fusilamiento de todos los jugadores en el mismo terreno de juego hasta el internamiento en un campo de concentración cercano.